Langaia

Alimentación sostenible


La definición del término consumo sostenible, sigue de cerca la adoptada en el Informe Brundtland para el desarrollo sostenible: "la utilización de bienes y servicios que responden a las necesidades básicas y contribuyen a una mejor calidad de vida, reduciendo al mínimo el uso de recursos naturales, materiales tóxicos y emisiones de desechos y contaminantes a lo largo del ciclo vital, sin poner en peligro las necesidades de las generaciones futuras" (Ministerio del Medio Ambiente de Noruega, 1994).

La alimentación sostenible implica a los métodos y lugares de producción, a los productos y su origen y al tipo de alimento que consumimos. Además, la alimentación de los países desarrollados afecta al  modelo productivo de países en vías de desarrollo pues son proveedores de alimentos para los primeros a expensas de expoliar su propio territorio.

En un modelo de desarrollo consumista y derrochador en el que vivimos es necesario poner freno y conciencia a lo que consumimos y cómo lo hacemos, pues como consumidores tenemos la capacidad de elegir y demandar productos más respetuosos con el medio ambiente cambiando nuestros hábitos.

En esta mesa se han abordado diferentes aspectos relacionados con la alimentación sostenible de la mano de expertos en diferentes áreas como la producción, la investigación, el consumo y la gastronomía.

Así, Santi Santamaría, representante de alta gastronomía y cocinero del restaurante Can Fabes, poseedor de tres estrellas Michelín, habló sobre alimentación y restauración, sobre la calidad y origen de los alimentos, la importancia de su elección desde un punto de vista democrático, la apuesta por las producciones locales y el riesgo de pérdida de biodiversidad en una sociedad que necesita reflexionar para poder cambiar. Carlos de Prada, periodista, Premio Global 500 de la ONU y promotor del Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental-FODESAM, habló sobre la presencia de tóxicos en la alimentación y sus efectos cada vez más estudiados y preocupantes en la salud, especialmente en los niños. Ángeles Parra, presidenta de la Asociación Vida Sana y directora de  la Feria Bioculutra, expuso la visión del consumidor y su capacidad de elección y de cambio. De la necesidad de que el consumidor sea consciente de su capacidad de decisión y se haga responsable de la dirección en la que quiere avanzar.

La filosofía y  la labor de Slow Food por la defensa del patrimonio alimentario y de los pequeños productores fue presentada por Josep Marco Sansano, secretario general de la Asociación Slow Food España y el punto de vista del  productor que apuesta por el medio rural y los alimentos de calidad como los ecológicos como fuente de salud lo aportó Manolo Peláez Sánchez, ganadero y agricultor ecológico de Lanzarote

Una visión integradora de los diferentes aspectos tratados así como la importancia de las variedades locales en la agrodiversidad, la aportó Antonio Perdomo de la Red Canaria de Semillas y  Técnico del Germobanco Agrícola de la Macaronesia de Tenerife.

En la imagen sup. De izq. a dcha. Antonio Perdomo, Manolo Peláez Sánchez, Carlos de Prada, Nereida Pérez González, Santi Santamaría, Ángeles Parra y Josep Marco Sansano.